Filosofía

DESATARSE DE LO “NORMAL”

De lo primero que tuvimos que olvidarnos nosotros para lograr el éxito fue de nuestros patrones normales de conducta. Patrones que tenemos todos automatizados y que nos hacen ver el pasado con culpa… tristeza y el futuro con frustración y pesimismo. Por eso, aprendimos que el presente era el único momento en que se podía tomar acción, y sin excusas construimos un ambiente de compromiso sólido y real. Si lo meditábamos no salíamos de los Andes, porque era imposible… sin embargo lo logramos. Hay un dicho que dice: mientras haya vida hay esperanza, para mí es al revés: mientras hay esperanza hay vida.

 

SER EJEMPLO, ACCIÓN Y ATRACCIÓN

El verdadero liderazgo en la vida tiene que estar basado en el amor y en la vocación de servicio. El verdadero liderazgo es acción. Y en la cordillera ese rol era totalmente rotativo… el que tenía una buena idea, el que tenía un chiste para hacer, el que tenía las manos libres para masajearte los pies antes que se te congelen… ese era el líder. Ser ejemplo, acción y atracción, poner lo que está faltando en el grupo. Y esto es lo que deberían hacer todos los líderes, todos los jefes y gerentes de todas las organizaciones: poner lo que hace falta, ellos mismos, y asumir el liderazgo como ejemplo.

 

INTENTAR CAMBIAR EL MUNDO DESDE UNO MISMO

Ésta sería la única forma de superar las diferencias que nos están perjudicando a todos. Plantar el olivo de la paz es una acción, pero para que el olivo crezca hay que regarlo todos los días, por medio de la tolerancia, la paciencia, la alegría y el amor. Estas son las cosas que hay que poner y volver a regar todos los días en el mundo actual. Para empezar hay que saber que solos no podemos, y pedir ayuda, lo segundo es pedir perdón y lo tercero es agradecer siempre.